20 años después: el EURO en Europa – VisualPolitik

Con un tipo de cambio inicial de 1,1789 dólares estadounidenses, el día 1 de enero del año 1999 ha pasado a la historia como el día en el que nació el euro Comenzó a operar como una moneda electrónica utilizada en los mercados financieros y para los pagos sin efectivo Aunque no sería hasta 3 años más tarde, hasta comienzos del año 2002 cuando las monedas y los billetes de euros que hoy todos conocemos comenzaron a circular. El 1 de enero de 1999, 11 países de la Unión Europea integraron sus monedas locales – monedas como el marco, el franco la lira o la peseta – bajo el paraguas supervisor del Banco Central Europeo La era del euro había comenzado Y lo hizo por todo lo alto. Las expectativas eran enormes Tal vez nadie manifestó mejor la enorme confianza depositada en esta nueva moneda que el entonces comisario europeo para Asuntos monetarios, Yves-Thibault Desde entonces han pasado 20 años, un tiempo en el que la nueva divisa europea ha pasado por buenos y por malos momentos… Algo que, por cierto, en no pocas ocasiones ha condicionado el debate público Porque, amigos, no lo neguemos, la actualidad es irremediablemente pesimista. El catastrofismo y las malas noticias llaman más la atención que los acontecimientos positivos. En nuestra percepción la última noticia vence a la tendencia De esta forma, durante los últimos años hemos escuchado todo tipo de pronósticos sobre lo que ha supuesto el euro y el futuro de esta divisa Seguro que en alguna que otra ocasión habéis escuchado eso de que el euro está condenado o que su llegada a provocado que haya países ganadores y países perdedores Ahora bien, ¿Cuál es la realidad? ¿Qué evaluación podemos hacer de los 20 años que el euro lleva formando parte de la vida diaria de la inmensa mayoría de los europeos? ¿A qué retos y desafíos se enfrenta? Pues bien, para responder a estas y otras preguntas y celebrar también el 20 aniversario de la divisa europea, gracias al apoyo y a la esponsorización del Banco Central Europeo nos hemos venido hasta aquí, hasta Frankfurt Precisamente, ese edificio es la sede del poderoso Banco Central Europeo, la segunda institución monetaria más importante del planeta. Ahora tu y yo vamos a adentrarnos en ese mundo para averiguar qué ha supuesto el euro y a qué retos se enfrenta Así que, vamos allá

(LA UNIÓN HACE LA FUERZA) Creo que la primera pregunta que nos tenemos que hacer es bastante clara, ¿Cómo y por qué surge el euro? Para responder a esta pregunta hay que remontarse hasta los años 80, una década que no estaba siendo particularmente buena para los europeos (En aquel momento, la economía Europa no atravesaba por sus mejores tiempos. Eran años de cierto estancamiento y malos datos Por ejemplo… El desempleo en los países de la Comunidad Europea prácticamente se había duplicado, pasando del 5,8% en 1980 a más del 11%, apenas 5 años más tarde; el crecimiento potencial se había reducido 3 puntos; Los déficit públicos empezaban a dejarse notar con niveles por encima del 3% Y para colmo Estados Unidos, principal cliente de las exportaciones europeas estaba incrementando de una forma muy sustancial las restricciones comerciales a las importaciones Pues bien, es en este contexto como toma fuerza la idea de construir un verdadero mercado común que permitiera impulsar el comercio y por tanto el crecimiento económico Crear un mercados sin barreras, sin aduanas, sin aranceles, sin restricciones para todos los bienes Para llevarlo a cabo había que suprimir todos las trabas administrativas y terminar con la disparidad de normas y regulaciones. Si un producto se podía vender en un país de la unión se tenía que poder vender en cualquier otro.) Pero… No solo eso. Un auténtico mercado común tenía que funcionar también con la misma moneda y con la misma política monetaria Entre otras cosas esto permitiría que los países no compitieran entre sí devaluando una y otra vez sus respectivas divisas Algo que en aquellos años era bastante habitual Por ejemplo, tan sólo entre 1979 y 1992 Italia devaluó la lira 7 veces. En apenas 13 años, 7 devaluaciones Fijar una moneda común haría que el comercio entre los países europeos fuera mucho, muchísimo más fácil Las empresas ya no tendrían que estar pendientes de los tipos de cambio, de las decisiones de política monetaria de los diferentes gobiernos o de las coberturas por riesgo de divisa, entre otras muchas cuestiones Y, ¿sabéis qué? La creación del mercado único ha sido un claro ejemplo de éxito Cumplió con su objetivo. Las exportaciones intracomunitarias han pasado de suponer el 13% del PIB de la Unión Europea en 1992 a más del 20% hoy en día. Y el volumen de inversiones intracomunitarias también se ha disparado Y, amigos, no lo dudéis ni un momento. En todo este proceso el euro ha jugado un papel clave Ahora bien, el euro lleva ya con nosotros 20 años ¿Qué evaluación podemos hacer? ¿Ha sido bueno o malo para la vida de los europeos? (EL TIEMPO DEL EURO)

Amigos, durante los últimos 20 años Europa ha cambiado mucho, en algunos casos para bien y en otros pues…. Digamos que para no tan bien Pero llegados a este punto te hago una pregunta, sí, sí, a ti ¿Tu que crees? ¿Ha sido el euro bueno o malo para Europa? Pues amigos, con los datos en la mano creo que podemos decir que, en general, su influencia ha sido muy positiva. Es algo de lo que ya os hemos hablado aquí en VisualPolitik Ahora bien, la pregunta es ¿Cuánto de positiva? Pongamos sobre la mesa algunos datos (El euro es hoy la moneda de más de 340 millones de personas y ha sustituido a las monedas nacionales en 19 de los 28 estados que forman la Unión Europea Desde su nacimiento, el PIB per cápita de la zona euro se ha incrementado un 52% pasando de unos 21.000 a más de 32.000€ y hoy la tasa de participación laboral es más alta en la zona euro que en los Estados Unidos A pesar de ello, la inflación se ha situado de media en el 1,7%, una tasa inferior a la de los setenta, ochenta y noventa. De hecho el nivel de inflación de la eurozona en estos veinte años ha sido inferior al de República Federal Alemana en las dos décadas anteriores.) Tal vez esto sea lo que explique la enorme popularidad que tiene el euro. Fijaos, tan solo el 20% de los europeos están en contra Según los últimos estudios tres de cada cuatro ciudadanos europeos tienen buena opinión de divisa y consideran que ha sido positiva [Y la verdad, no nos engañemos, no es extraño Estoy convencido de que si te ofrecieran tener tus ahorros en euros o en pesetas – o en alguna moneda que funcione hoy y se parezca a la peseta – estoy convencido de que no tendrías la menor duda.] Ahora bien, un momento, porque no todo han sido alegrías. Durante estos 20 años el euro también se ha enfrentado a momentos muy, pero que muy difíciles (LOS AÑOS TENSOS) Entre los años 2008 y 2012 las cosas se pusieron muy difíciles. La crisis estaba causando muchos problemas en la mayoría de las economías occidentales, y auténticas pesadillas en algunos de los países pertenecientes a la zona euro como Grecia, Irlanda, Italia, España o Portugal Es ahí cuando aparece claramente la idea de las dos europas

(Por un lado los países del centro y del norte de Europa. Países en general con altos índices de productividad, industrias competitivas y estados relativamente responsables Por el otro, países que históricamente habían tratado de competir devaluando sus monedas y que como gracias al euro eso ya no era posible habían impulsado la demanda interna con cargo a fuertes desequilibrios en sus balanzas de pagos Es decir, para que nos entendamos, financiaban gran parte de su gasto en consumo e inversión con dinero procedente del exterior, básicamente de los países del norte y centro de Europa Financiación, que en gran medida, fue a parar al sector inmobiliario Por tanto, hablamos de países donde, en general, los gobiernos no habían hecho las reformas estructurales que les permitiera ser competitivos y cuyos bancos estaban cargados de préstamos ligados a la burbuja inmobiliaria… Préstamos que por supuesto perdieron gran parte de su valor cuando la burbuja pinchó.) Grecia, Portugal, España e Irlanda – aunque el caso de Irlanda es un poco diferente – necesitaron de una forma u otra asistencia financiera En ese momento la desconfianza y los problemas eran de tal magnitud que se especuló, como habréis escuchado un montón de veces con la posible ruptura del euro. Entre otras cosas porque muchos estados europeos tenían que pagar primas de riesgo tan altos que hacían que su situación fuera del todo insostenible No podían financiarse Al final los países miembros de la Eurozona decidieron hacer todo lo posible para evitar ese escenario y fue ahí cuando el Presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi pronunció el 26 de julio del año 2012 estas famosas palabras: (“Conforme a nuestro mandato, el BCE está listo para hacer lo que sea necesario para preservar el euro. Y créanme, será suficiente.) Es decir, que el Banco Central adoptaría las medidas extraordinarias que fueran necesarias para estabilizar el euro De esta forma el Banco Central comenzó a otorgar préstamos a más largo plazo a los bancos y a comprar algunos de los activos que tenían en sus balances como por ejemplo bonos gubernamental y bonos corporativos ¿Para qué? Pues que las empresas y los ciudadanos pudieran pedir más préstamos y gastar menos en repagar sus deudas. La idea es que esto llevaría a un mayor crecimiento económico Pero, llegados a este punto la pregunta que podemos hacernos es, ¿está realmente preparada

la eurozona para hacer frente a una nueva crisis? ¿Qué puede suceder en el futuro si uno de los países miembros del euro tiene problemas? Amigos durante los últimos años han aparecido un montón de mecanismos diferentes que se han puesto en marcha precisamente para fortalecer la resistencia del euro [Ya os adelanto que los nombres se las traen] Todos estos nuevos organismos tienen múltiples funciones y objetivos como, por ejemplo, incrementar la estabilidad financiera, aumentar la fortaleza macroeconómica, prestar ayuda financiera a los países miembros que la puedan necesitar o mejorar la supervisión bancaria Por cierto, lograr una mayor integración bancaria es otro de los objetivos clave que ahora persigue el Banco Central Europeo Y eso no es todo, por otra parte se han reforzado instituciones ya existentes como el Pacto de Estabilidad y Crecimiento que exige un límite del 3% en el déficit público y del 60% en la deuda pública de los países miembros Y también en virtud del llamado Pacto Presupuestario Europeo, casi todos los países de la Unión Europea han incluido en su legislación nacional la exigencia de tener presupuestos equilibrados a lo largo del ciclo [Esperemos que respeten su propia legislación] Y el propio Banco Central Europeo también ha visto incrementada sus capacidades para hacer frente a situaciones de emergencia En fin, cómo veis se han hecho un montón de cambios que tienen como objetivo reducir el riesgo de crisis y llegado el caso limitar su impacto La pregunta es ¿Es suficiente o hay que seguir avanzando, por ejemplo con cierta unión fiscal? Ese es, amigos, uno de los grandes debates que existen ahora mismo en Europa Pero, un momento, las crisis no son el único reto al que se enfrenta el Banco Central Europeo y el Euro. La llegada de las criptodivisas y blockchain también ha hecho que crezca un interrogante: ¿Serán capaces las nuevas tecnologías financieras de cambiar la forma con la que funciona el dinero? ¿Representan una amenaza para las monedas tradicionales? Y esto nos lleva a otra cuestión importantísima, fundamental: ¿Qué ocurre con la ciberseguridad?

Especialmente en un mundo dónde todo se registra y funciona digitalmente Amigos, Europa tiene por delante muchísimos retos, sobre algunos de los cuales ya os hemos hablado en este canal. Desafíos como el envejecimiento demográfico, la creciente competencia internacional, los desequilibrios en las cuentas públicas de muchos de los países miembros o incluso definir exactamente que modelo de Europa queremos El próximo 26 de mayo se celebrarán en España las elecciones al Parlamento Europeo. De una forma u otra este es el momento en el que todos los ciudadanos europeos tenemos la oportunidad de alzar nuestra voz y decidir entre todos cuál es el futuro que queremos para Europa o porqué tipo de unión apostamos Así que… Ya sabéis De momento si este vídeo os ha resultado interesante echadnos una mano dandole a like Una vez más, muchas gracias al Banco Central Europeo por toda su ayuda para poder realizar este vídeo Un saludo y hasta la próxima